Pringles: pedía un lugar donde vivir, pero desde el municipio dicen que ya le edificaron uno y lo vendió

Una insólita situación se produjo en Coronel Pringles en las últimas horas: mientras un empleado municipal pedía ayuda en redes sociales para poder edificar -ya que vive en un rancho de chapas, pallets y nylon-, desde el municipio salieron a aclarar que hace dos años le construyeron un inmueble y presumiblemente lo vendió o permutó por una moto.

   La historia de Adolfo Oscar Ávila se conoció días atrás, y de inmediato conmovió a la comunidad pringlense. Es que este empleado municipal del área de Espacios Verdes vive desde hace un año y medio en un precario rancho sin sanitario, en medio de un baldío ubicado en calles 24 y 58.

   «Me levanto a las 5 de la mañana y me preparo para ir a trabajar. Vivo acá y necesito algunas cosas para mejorarlo: me haría falta una cama y una mesita», contó al diario local El Orden.

   Refirió además que las ratas del baldío le comen la ropa y la cama.

 «Estoy separado y tengo 5 hijos que vienen a verme los sábados, pero los tengo que llevar a lo del vecino porque acá no los puedo tener», lamentó.

   «El baño mío es el monte -continuó-. Para bañarme tengo que ir a las casas de mis hermanos. No tengo donde vivir. Mi casa se la di a mi hermano porque se quedó sin trabajo y él la necesitaba más que yo”.

   Como es lógico, además de movilizarse varios vecinos empezaron a llamar al municipio para reclamar ayuda, o elevaron su pedido a través de redes sociales. La respuesta fue un comunicado que sorprendió a todos: hace dos años la comuna le construyó una casa a Ávila, pero sólo la usó «una semana» y luego, se presume, la vendió o cambió por una motocicleta.

   “En 2017, como respuesta a una situación que requería asistencia, se le construyó al señor Ávila una habitación con baño, con instalaciones completas de luz, agua y todo lo necesario para mudarse inmediatamente luego de finalizada la obra. Se aportaron materiales y mano de obra por un valor de, aproximadamente, 35 mil pesos”, se indicó en el mensaje oficial.

   Se aclaró que sólo se hizo una habitación con baño porque el trabajador “vivía solo y sin menores a cargo”.

   “Durante los meses que duró la construcción de su habitación, también se cubrieron desde el municipio los costos de su alojamiento en una pensión y necesidades básicas por un monto de 3 mil pesos”, se añadió.

   “Luego de tres meses de trabajo, la nueva construcción fue ocupada por el señor Ávila durante una semana solamente. El municipio no fue informado, por dicha persona, de los motivos (por los cuales abandonó el inmueble), pero sí ha recibido denuncias de otros vecinos sobre la permuta de la habitación por una moto y/o su venta”. (La Nueva. y Diario El Orden de Coronel Pringles)

Fuente: La Nueva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.