Aplicación “Seguridad Provincia”: en Dorrego se hicieron varias denuncias por narcotráfico

Una denuncia contra un policía que se cree “dueño del pueblo”; un quiosco de barrio que también es “quiosco” de drogas y siempre atiende por una pequeña ventana; un comercio que “desde hace 20 años” levanta juego clandestino en la zona y la acusación a un agente de la Federal que “cobra una coima de 300 pesos por mes” a un vecino.

De consistencia variada -algunos al punto de ser disparatados- son los reportes que la población bahiense y de la región presenta a diario a través de la APP que lanzó el año pasado el Ministerio de Seguridad provincial, como una nueva herramienta para atacar delitos que causan gran deterioro en el tejido social: narcotráfico, corrupción policial, robo/hurto, violencia de género o familiar y apuestas ilegales.

“Seguridad Provincia” es la aplicación que está disponible a través de Google Play o App Store y se puede usar a través de teléfonos celulares, tablets y computadoras.

Según el registro oficial del pasado jueves, ya se superó la barrera de 300 presentaciones en el Departamento Judicial Bahía Blanca, desde la fecha de puesta en marcha, que fue el 12 de julio del año pasado.

Son 305 en total, divididas en 208 reportes anónimos y 97 denuncias con nombre y apellido. La mayoría por venta de drogas (161) y, en segundo término, corrupción policial (66).

Es decir que en Bahía y la zona se registra, en promedio, una denuncia cada dos días por ese tipo de delitos, sin contar las que se hacen por los carriles convencionales o las investigaciones que inician de manera autónoma las fuerzas de seguridad.

Con línea directa

¿Cómo funciona? El programa, que se puede descargar en forma gratuita, permite que las denuncias sean derivadas de manera automática a la fiscalía, que define si le corresponde intervenir.

En nuestra jurisdicción lograron avance (están en trámite de investigación) el 59% de los reportes anónimos (el 73% en el caso del narcotráfico), mientras que prosperó apenas el 30% de las denuncias con nombre y apellido que se hicieron mediante la app.

“Las denuncias con identificación de autor se registran de manera directa en el sistema informático del Ministerio Público, asignándole un número de IPP (Instrucción Penal Preparatoria). La persona recibe una certificación del trámite realizado, con la numeración de la causa iniciada, la fiscalía que interviene y la dirección a la que debe concurrir para ratificarla, para lo cual tiene 5 días”, explicó Santiago Garrido, secretario de la Fiscalía General.

Desde ese lado se explica por qué avanzan más los reportes anónimos que las denuncias: muchos de los que se identifican no van a ratificar su presentación y se dispone el archivo de esas actuaciones.

Dividido por semestres, el sistema -al menos en nuestro ámbito- tuvo su auge en el comienzo, con 155 hechos conocidos entre mediados y fines de 2017.

Entre el 1 de enero y el 30 de junio de este año, fueron 109 reportes y denuncias, mientras que entre agosto y los primeros 26 días de septiembre se sumaron 38.

De los 161 casos por narcotráfico, la inmensa mayoría (155) se conoció a través de reportes anónimos. Esta situación es entendible desde el momento que quienes comunican la novedad buscan preservar su identidad por razones de seguridad.

De las 6 denuncias con identificación por ese delito, 3 corresponden a Punta Alta y otras tantas a Tres Arroyos.

Esto quiere decir que en el caso de Bahía, todos los reportes por narcotráfico (98 en total) fueron anónimos.

Otros distritos en los cuales la aplicación marca un alto índice de denuncias por narcotráfico son Punta Alta (16 de un total de 19), Coronel Dorrego (8 de 10), Coronel Suárez (11 de 12) y Monte Hermoso (6 de 8).

“Narco” con protección

Santiago Garrido destacó la utilidad de la app y marcó, entre sus beneficios, la posibilidad que tiene el denunciante para “contactarse directamente con el Ministerio Publico”, en particular cuando la problemática tiene que ver con el narcotráfico.

“Se recepcionaron más de 150 denuncias o reportes sobre ese tema, la mayoría de las cuales se comenzaron a investigar. Muchas veces, al mismo tiempo, están vinculadas con hechos de corrupción policial o administrativa. Se denuncia la venta y al mismo tiempo la protección policial”, explicó.

Por otro lado, el secretario de la fiscalía admitió que esperaba más notificaciones por delitos de violencia de género.

“Sorprende que no se hayan realizado tantas denuncias en ese sentido, ya que era un tema sobre el cual uno podía presumir que iba a ser manifestado a través de esta aplicación, ya que las víctimas y/o testigos tienen cierto tipo de facilidad, al poder realizarla desde cualquier lugar”, opinó.

Garrido, por otro lado, agregó que se han realizado muchas denuncias por casos de robos y hurtos, aunque admitió que es muy bajo el índice de personas que ratifican la presentación en ese aspecto.

Las drogas y el “estado público”

El fiscal que tiene a cargo la unidad especializada en materia de estupefacientes, Mauricio Del Cero, dijo que no le sorprende que la mayoría de los reportes tengan relación con los delitos que le tocan investigar a él.

“Por las características de comisión, a diferencia de lo que ocurre con el robo, el hurto u otro tipo, el narcotráfico es un delito permanente, es decir, tiene la característica de la habitualidad. Esto permite identificarlo”.

Explicó que, por la naturaleza de la actividad, cuanto más compradores tenga el vendedor, más ganancia obtendrá, lo cual implica cierto “estado público”.

“El ladrón oculta su actividad; el vendedor (de drogas) la solapa, pero no la oculta totalmente, porque de lo contrario no podría llevarla adelante”, amplió.

También dijo que son múltiples las denuncias porque existen “muchos pequeños puntos de venta de droga”.

Como este mecanismo tiene poco más de un año, todavía no se logró ninguna condena de un caso reportado. De todas maneras, Del Cero cree que los resultados son positivos.

“Algunos de esos reportes anónimos están produciendo buenos resultados y se están comprobando los contenidos. Es un instrumento más y resulta muy práctico, ya que la persona no tiene que concurrir a una dependencia”, dijo.

Del Cero, por último, reconoció que, más allá de los reportes mediante la app, prefiere investigar a partir de denuncias de personas que se presentan en la fiscalía y piden relatar un hecho de manera anónima.

“De esa manera se les puede hacer preguntas concretas”, explicó.

“La información que habitualmente brinda el usuario de la aplicación es genérica y a veces se omiten otras cuestiones que son vitales para la investigación”, aclaró.

FUENTE E INFOGRAFÍA: LA NUEVA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.