Chatarra electrónica, un potencial buen negocio

La ingeniera química Yamila Vazquez acaba de presentar una tesis doctoral en la UNS sobre el reciclado de plásticos provenientes de chatarra electrónica. Se trata de una corriente en sí misma dentro de los residuos sólidos urbanos, cada vez con mayor presencia.

“El trabajo se basó en la compatibilización de distintos plásticos para reciclarlos mezclados. Todos los plásticos de las computadores, celulares, teléfonos fijos, etcétera, tienen materiales similares y separarlos es complicado, además de implicar altos costos”, explicó.

La motivación de esta investigación, contó, fue generar valor agregado para exportar.

“China tiene la obligación de vender carcasas a Estados Unidos y Europa con un mínimo del 25% de material de posconsumo (reciclado). A los chinos no les alcanza con su plástico para reciclar, por eso compran afuera. Y los recicladores argentinos exportan con un bajo nivel de calidad, por lo tanto, cobran menos”, señaló.

Otro problema es la ausencia de un marco legal para tratar la basura electrónica.

“Hoy la gente tira un celular en el mismo lugar que un papel de caramelo. En Estados Unidos te multan, te obligan a llevarlo a lugares específicos de tratamiento y reciclado”, comentó Vazquez.

“También es importante destacar que en Argentina no hay, como en otros países, leyes de responsabilidad social empresaria para que el fabricante se haga cargo del producto al final de su uso. Ni tampoco una legislación nacional específica para esta corriente de residuos, que crece en forma exponencial”.

Fuente: La Nueva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *