Se le vino a pique el ascensor: se salvó de milagro

Una linga pudo haberle costado la vida a Gabriel Asiain, pese a tratarse de una casa de dos pisos, y no, como muchos pueden pensar cuando se habla de ascensores, un edificio de varios metros de alto.

La vivienda ubicada en calle Almafuerte al 1100 tiene este sistema, aunque a decir de varios testigos oculares, el mismo sería un tanto rudimentario.

Lo cierto es que cerca de las 23 el propietario de la vivienda, de aproximadamente 72 años, quizo ir a planta baja utilizándolo, y ni bien se subió, el mismo se fue en caída libre debido a que se le cortó una linga.

Alertados los servicios de emergencias, tardaron apenas un par de minutos en hacerse presentes constatando que el hombre tenía varios golpes, incluyendo dos fuertes; uno en la cadera, y otro en la cabeza. Fueron los bomberos del Cuartel Central quienes debieron rescatarlo.

Por tal motivo, luego de los primeros chequeos en el lugar, Asiain fue trasladado a un centro de asistencia para conocer en profundidad su estado de salud.

Fuente: La Nueva

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.