VIOLENCIA SIN CONTROL

En Rosario, un gendarme fue detenido tras agredir a su pareja y tratar de escapar manejando completamente alcoholizado.

Fuentes policiales confirmaron que el gendarme, de 27 años, estaba de civil y había golpeado a su novia de 24 en plena calle y tras ser advertido por vecinos escapó a bordo de su auto junto a ella.

La policía emprendió la búsqueda del acusado tras un llamado a la línea de emergencias y logró dar con el auto identificado por los vecinos.

Allí constataron que el gendarme conducía con 1,2 de alcohol en sangre y su novia le confirmó a la policía que habían tenido una pelea en la calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *