LA JUSTICIA FRENÓ EL FUNCIONAMIENTO DE UNA TERMOÉLECTRICA

La Justicia frenó la puesta en marcha de una de las dos centrales termoeléctricas que se instalaron en Pilar, cuestionadas por los vecinos por presunta contaminación.

Se trata de la planta de APR Energy, que por orden del juez federal de Campana, Adrián González Charvay, tendrá que cumplir con una serie de requisitos antes de poder entrar en funcionamiento.

El reclamo fue impulsado por los vecinos de Matheu, que alertaron sobre la posibilidad de que la central cause contaminación en la zona, en la que además hay cuatro escuelas.

Ahora, una medida cautelar impidió la puesta en marcha de la planta de APR. Tanto esa obra como la perteneciente a Araucaria, que no sufrió ningún obstáculo judicial, fueron desarrolladas con el objetivo de generar energía para evitar los apagones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *