LA TRAGEDIA DEL SUBMARINO

La Armada desmintió haber tomado conocimiento desde el primer día de la suerte corrida por el ARA San Juan y sus 44 tripulantes y haberlo ocultado, en tanto dijo  “entender” y “acompañar” a los familiares, que manifestaron su enojo y su dolor al hacerse oficial la noticia de una explosión a bordo del submarino.

“Si la Armada hubiese contado con esa información con anterioridad, se hubiese realizado todo los esfuerzos en esa zona desde primer momento”, aseveró el vocero naval, Enrique Balbi, en parte de esta tarde en el Edificio Libertad. Al respecto, sobre el trascendido que afirmaba que la Armada tenía información brindada por agencias con anterioridad al día de ayer, Balbi dijo: “Ratificamos que esa información se recibió ayer por la tarde”.

Por otra parte, afirmó que la Fuerza y el Ministerio de Defensa “trabajan mancomunadamente desde el primer día” de la desaparición del submarino, con lo que intentó despejar versiones en contrario que circularon en las últimas horas. Sobre el operativo de búsqueda, el portavoz confirmó que hubo una “implosión” en el navío el día 15, en horas de la mañana, Balbi dijo que “no descartamos nada” y admitió que “todavía no sabemos dónde está el submarino”.

Aclaró que, contra lo esperado, no se produjo un empeoramiento de las condiciones climáticas en la zona, lo que según dijo, “permite el patrullado marítico y una incursión aérea más efectiva”. Al respecto, comentó que se incorporaron nuevos buques al operativo, con lo que totalizan seis, entre nacionales y extranjeros, que realizan un “barrido y mapeo del fondo” marítimo en la zona donde se localizó la explosión.

Balbi también pidió “en nombre de la Armada y el Ministerio de Defensa, con quien trabajamos mancomunadamente desde el primer día, un pedido de colaboracion”, especialmente a la prensa, y reclamó “precisión en la información, ya que circulan apreciaciones sin la debida rigurosidad, que afecta directamente a las familias que están viviendo una situación lógica de estrés agudo”.

Según dijo, la Fuerza está brindando asistencia espiritual a los familiares “desde el primer minuto, y es prioridad para la Armada”. Sobre el estado de mantenimiento de las naves, aclaró que “ninguna zarpa o decola si no está en condiciones operativas, con total seguridad, llevando registro operativo de cada una de ellas” y descartó que estén en estado de “obsolescencia”.

En cuanto a la posibilidad de que los miembros de la tripulación pudieran haber fallecido, Balbi aclaró que “hasta que no  tengamos una evidencia certera de dónde está el submarino, no podemos concluir con una afirmación contundente. No dejamos nada librado al azar”, pero aclaró que “no tenemos tdavía otro indicio como para poder afirmar otra cosa”.

También se refirió a si pudiera haber reserva de oxígeno luego de siete días y al respecto ratificó que “la situación es crítica, pero no es rigurosa”. En tanto, dijo que las profundidades en las que podría encontrarse la nave varían “entre los 200 metros y los 1.000, 2.000 y hasta 3.000 metros”. “No sabemos la profundidad” donde puede estar, confió, pero advirtió que “por respeto a la familia de la Armada, no vamos a realizar conjeturas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *