POLICIALES

PROCESADO POR CORRER UNA PICADA TRÁGICA
La Justicia de Rosario imputó a un joven el delito de “homicidio culposo agravado” por haber provocado la muerte de un hombre cuando corría una picada con automóviles a exceso de velocidad y de forma temeraria en la ciudad de Rosario.
Así lo indicaron fuentes judiciales, al señalar que el juez penal Carlos Leiva responsabilizó al joven de 27 años por el choque múltiple que provocó la muerte del hombre en la madrugada del sábado último. Ese día, el joven manejaba su Renault Laguna a muy alta
velocidad por avenida 27 de febrero, donde competía en una carrera ilegal contra un Chevrolet Vectra.
Según la investigación, al circular por esa avenida y llegar al cruce de la calle Necochea el Laguna impactó contra un Fiat Duna, lo que provocó la muerte instantánea de Andrés Muñoz. El conductor del otro vehículo logró esquivarlo y se convirtió en testigo clave del siniestro, en el que también sufrieron lesiones un peatón y el dueño de un Peugeot 308.
El fiscal Walter Jurado explicó que el joven imputado “tendrá un régimen de arresto domiciliario por 30 días y luego habrá una nueva audiencia para determinar su situación”, dado que no presentaba antecedentes penales. Consultado por la prensa local sobre cuáles son las penas que puede afrontar el joven en caso de ser condenado, dijo que “van de los 3 a los 6 años”.
Respecto del incidente del sábado, el fiscal indicó que “se presume que los dos autos iban a 90 o 100 kilómetros por hora. Las
cámaras del 911 aportaron imágenes que son contundentes para determinar que se trató de un picada”.
El funcionario judicial agregó que “al conductor del Vectra se le formó una causa por la comisión de corrida de picadas y continuará en libertad. Tengo entendido que los jóvenes se conocen”. El director de Tránsito de Rosario, Gustavo Adda, dijo que “el test de narcolemia dio negativo, si bien falta conocer los resultados de alcoholemia y alcoholuria”, que es el examen de laboratorio que señala restos de alcohol en orina.
“En una avenida la velocidad máxima permitida es de 60 kilómetros por hora y en una intersección de 30. Si un conductor pasó poruna esquina a 70 kilómetros por hora, arriba de lo permitido, es un delincuente al volante”, advirtió.

LA BÚSQUEDA DEL AVIÓN
La hipótesis principal sobre la avioneta que desapareció hace una semana con tres personas a bordo tras partir del aeródromo de San Fernando es que sufrió “algún accidente”, pero no es la única que se analiza, dijo Juan Pedro Irigoin, jefe de la ANAC.
El funcionario a cargo de la Administración Nacional de Aviación Civil informó hoy que continúa por tierra, aire y agua la búsqueda del avión Mitsubishi matrícula LV MCV, e indicó que se incorporaron drones al operativo. “La principal hipótesis es que hubo algún accidente, pero no es la única. Hasta poder conseguir pruebas de que esto ocurrió, es un avión que está perdido, que seguimos buscando dentro del servicio de búsqueda y salvamento”, sostuvo.
En declaraciones a radio La Red, Irigoin enfatizó que la ANAC debe investigar la “teoría del accidente”, mientras que “las otras
hipótesis son de la investigación judicial”. Al ser consultado sobre la posibilidad de que el piloto haya apagado los sistemas de comunicación para desviar el curso de aeronavegación, el jefe de la ANAC respondió: “No hay indicios de que haya cambiado la dirección, ellos estaban cumpliendo el plan de vuelo hasta que perdió contacto con la torre de control”.
“La búsqueda es muy difícil, y más difícil para encontrarlo es el agua. Tiene una baliza que se activa para localizarlo donde se
encuentra al caer en tierra, es un elemento muy importante para poder encontrarlo rápidamente que se llama ELT (Emergency Locator Transmitter), pero cuando cae en el agua y si eventualmente está sumergido no podemos recibir la señal”, manifestó.
El funcionario aseguró que el último contacto fue el lunes pasado cuando la avioneta aparecía en “el radar primario” de la ANAC y en el de Uruguay a “900 pies de altura, en la zona de Carmelo, del lado argentino aproximadamente”.  “Ha habido motivo de investigaciones de cómo se activó el programa, pero desde que se activó hasta el día de hoy, el despliegue fue total y con un trabajo muy profesional”, afirmó Irigoin, al rechazar las críticas al protocolo de búsqueda de la avioneta.
El jefe de la ANAC, organismo a cargo de las operaciones, destacó que se sigue “trabajando en la zona con todos los elementos a
disposición por tierra, agua y aire”, y pese a las condiciones meteorológicas. Aeronaves de la ANAC, la Fuerza Aérea, la Armada, la
Prefectura Naval, la Gendarmería, la Policía Federal, la Policía Bonaerense, y de la Fuerza Aérea Argentina y la Armada uruguaya,  participan del operativo de búsqueda.
El organismo también destacó que se sumaron a los rastrillajes aviones civiles y drones con cámaras multiespectrales para “una
visualización más cercana de zonas inaccesibles”. La avioneta perdida, perteneciente a la empresa agropecuaria Aibal S.A, estaba al mando de los pilotos Matías Ronzoni y Facundo Vega, y el único pasajero a bordo consignado en el reporte es Matías Aristi, hijo del dueño de la compañía agraria.
Angie Barbero, esposa de Ronzoni, dijo hoy en declaraciones televisivas que “no se inclina por ninguna pista en particular” y que “intenta estar enfocada en que en algún momento su marido va a aparecer”. “No entiendo de aeronáutica pero él estaba muy preparado, él constantemente me decía que este avión tenía mucha más tecnología que los que había volado antes, que era más grande y estaba más preparado”, agregó.
En tanto, Franco Barbero, cuñado del piloto desaparecido, dijo que la familia “está desesperada, pero sigue esperanzada” en que
Ronzoni, Vega y Aristi aparezcan con vida. “Confío en que mi cuñado hizo todo lo que debía hacer para estar bien él y sus compañeros”, dijo al canal TN, y añadió: “Era muy profesional con lo que hacía”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *