POLICIALES

LA BÚSQUEDA DEL AVIÓN
La búsqueda de la avioneta perdida hace diez días tras despegar del aeródromo de San Fernando continuó con la utilización de drones equipados con sensores infrarrojos, mientras el dueño de la aeronave dijo que confía en que su hijo y los dos pilotos que iban a bordo estén vivos. Ignacio Aristi dijo que no descarta que el avión Mitsubishi matrícula LV MCV haya sufrido un accidente y pidió a las autoridades que sigan buscando a su hijo Matías, único pasajero, y a los pilotos Matías Ronzano y Facundo Vega.
“Nosotros creemos que están vivos”, sostuvo el dueño de la aeronave desaparecida el 24 de julio, y agregó: “No tenemos nada, ningún indicio”. “No nos vamos a resignar a nada, nosotros ni los que nos acompañan”, afirmó el empresario agropecuario de Bragado en declaraciones al canal TN.
Aristi afirmó que la familia no recibió pedidos de rescate ni amenazas, y dijo que en este momento se sostienen con “el apoyo de la gente”. El hombre agradeció la solidaridad y apoyo de los vecinos de Bragado y de los amigos que colaboran con la búsqueda de la avioneta propiedad de la empresa agropecuaria Aibal S.A.
“Creo que mi hijo tiene mucha fuerza y lo ponemos como ejemplo cuando nos quebramos”, dijo el empresario con la voz entrecortada. En tanto, la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) aseguró que prosigue por tierra, agua y aire la búsqueda de la avioneta perdida, aunque sin resultado positivo.
Asimismo, informó que se intensificaron los rastrillajes mediante la utilización de drones equipados con sensores términos e infrarrojos. Según detalló, desde el comienzo de las actividades del Centro de Operaciones de Búsqueda se recorrieron en vuelos de rastrillaje más de 240.000km2, lo que representan más de 350 horas de vuelo.
La búsqueda por tierra se realizó con más de 230 efectivos de la Prefectura Naval Argentina, y más de 30 efectivos de la Gendarmeria y, además, participaron 8 helicópteros, 5 aviones de distintas fuerzas, 52 aeronaves civiles y 9 drones. Respecto de las búsquedas por agua se llevan navegados más de 16.000 Km2, tres embarcaciones de la Armada Argentina, 47  embarcaciones de la Prefectura Naval Argentina, 3 embarcaciones civiles para el traslado de personal, ademas de dos de la Armada Uruguaya para buscar en las costas del río Uruguay.
Por su parte, trabajadores de organismos de aviación nucleados en ATE expresaron su rechazo a las declaraciones de funcionarios que pusieron en duda el accionar de los controladores aéreos en la primera etapa de la búsqueda de la avioneta perdida. “Desde ATE queremos desligar de toda responsabilidad a los trabajadores de la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA) de los aeropuertos de San Fernando y de Aeroparque, y señalar como absolutos responsables a los directivos de ANAC y de EANA S.E., quienes comparten compromiso ante la ley en las diferentes etapas de búsqueda y salvamento que sean requeridas por las aeronaves que operan en el territorio nacional”, sostuvo en un comunicado.
El avión turbohélice bimotor matrícula LV MCV salió el 24 de julio a las 14.30 del aeródromo de San Fernando con un plan de vuelo por el que estimaba llegar a las 18.30 a la terminal aérea de la localidad formoseña de Las Lomitas.
Seis minutos después de haber despegado y tras recorrer apenas 17 kilómetros, la avioneta desapareció de los radares del aeródromo de San Fernando y los aeropuertos Jorge Newbery y Ezeiza, y desde entonces no hubo más indicios de su rumbo.


MARCHA POR JUSTICIA
Miles de personas se congregaron en torno al Palacio de Tribunales de Capital Federal con velas en las manos para reclamar justicia, en una nueva cruzada popular para exigir respuesta para las causas impunes y repudiar la corrupción.
“Los papás de la masacre de Cromañón tuvieron que esperar 11 años de sufrimiento para que los responsables estuvieran tras las rejas. ¿Y saben qué? De 2004 a la fecha, cada cuatro meses murieron un papá, una mamá o un sobreviviente. Entonces no es solo que la corrupción mata. La impunidad mata, la justicia lerda mata”, disparó el primero de los oradores, Paolo Menghini, el padre de Lucas, la víctima número 51 de la tragedia ferroviaria de Once.
“Si no -agregó- que le pregunten a los familiares de las masacres impunes de este país. Que le vayan a explicar a las hijas del fiscal (Alberto) Nisman que, a dos años, todavía no saben ni cómo ni por que murió su padre”. La convocatoria se hizo a través de redes sociales con el objetivo de reclamar al Poder Judicial que avance en las causas de corrupción, haciendo hincapié en que la mayoría de los grandes escándalos sufren demoras de hasta 18 años y sólo una de cada diez causas resonantes tienen condena.
Aunque los alrededores del Palacio de Tribunales estaban vallados, las personas se fueron acercando hasta la esquina de Lavalle y Talcahuano, donde se habían localizado los micrófonos para que hablaran los oradores: el padre de Lucas y la filósofa Diana Cohen Agrest, quien perdió a su hijo en un robo en Caballito.
El acto estaba preparado para las 18, pero a las 17.30 ya había gran afluencia de público que sacaba selfies, filmaba y mostraba carteles que decían “Justicia para nuestra Argentina”. Sobre la hora del comienzo del acto comenzaron a sonar las canciones “No tenemos miedo” y “Pronto venceremos”, y entonaron el slogan del partido gobernante “Sí, se puede”.
Una señora se quejaba a los que estaban en su entorno diciendo “por qué dicen ‘sí se puede’…, ‘sí se puede hacer justicia’ tienen que decir”, mientras que, en otra punta, otra mujer aplaudía a rabias por el comienzo del acto aunque advertía “ojo con estas aglomeraciones que afanan…, eh…, por más justicia que pedimos”.
Algunos de los organizadores repartieron vasos de tergopol agujereados en donde aparecía una vela, pero llamaba a no encenderlas todavía sino en el momento en que se entonara el Himno Nacional. “Que la luz de la verdad ilumine el entendimiento de los jueces”, decían los afiches de la convocatoria, y otros agregaban “Basta de impunidad, sin Justicia no hay República”.
Entre los presentes estaban los diputados del PRO Waldo Wolff y Cornelia Schmidt-Liermann y la candidata a legisladora oficialista Carolina Píparo, quien en 2010 fue víctima de motochorros cuando, embarazada de ocho meses, salió de un banco y le dispararon en el abdomen, lo que le provocó la muerte de su bebé. También estuvieron el actor Luis Brandoni, los candidatos de Cambiemos Fernando Iglesias y Marcela Campagnoli -hermana del fiscal José María Campagnoli y el abogado y ex consejero de la Magistratura Alejandro Fargosi, quien se quejó, en diálogo con DyN, que antes de la marcha anunció que le habían ‘hackeado’ su perfil de Wikipedia y lo habían sindicado como uno de los letrados que impulsó en el CIADI la demanda contra el Estado argentino por Aerolíneas Argentinas.
“Poder Judicial, Vergüenza Nacional”, cantó la gente minutos antes de que aparecieran los oradores.
Para las 19.30, cuando la noche ya había caído y los oradores habían hablando, la gente seguía instalada frente al Palacio de Tribunales, algunos quejándose porque no habían podido ubicarse sobre la Plaza Lavalle y así se hubiera podido apreciar la magnitud de la concentración.
El 20 de junio cientos de personas se congregaron frente a los tribunales federales de Comodoro Py para reclamar “Justicia y cárcel para los corruptos” y el esclarecimiento de la muerte de Alberto Nisman.
La hermana del fiscal Campagnoli había dicho que si los jueces “no tienen coraje para enfrentar lo que tienen que enfrentar, córranse señores. Háganse cargo del cargo que tienen. La única presión que tienen que soportar es la presión de la ley, la presión de la Constitución que no están cumpliendo”.


MANEJABA BORRACHO UN MICRO ESCOLAR
Un conductor al mando de un transporte escolar con cinco veces más de alcohol en sangre de lo permitido, incluso, a un chofer particular, fue detenido tras chocar con un micro de larga distancia en la ciudad balnearia de Mar del Plata, informó la Policía.
El hombre, de 42 años, quedó en manos de la Bonaerense, que según informó, además carecía de registro y seguro automotor.
La colisión ocurrió durante la madrugada en calle Rivadavia y Tres arroyos, de Mar del Plata, aunque en principio se constató que los daños producidos eran menores. Sin embargo, los efectivos policiales, que se hicieron presentes alertados por un llamado al 911, constataron, al realizar el test de alcoholemia a los conductores involucrados, que uno de ellos presentaba 2,25 g/l de alcohol en sangre.
El máximo permitido en particulares es 0,5 g/l, pero en el caso de un conductor profesional, como es el caso de quien está al mando de un transporte público, el nivel de tolerancia es 0. En consecuencia, la Policía procedió a detener al hombre, que además no poseía documentación ninguna, y a incautarse del transporte escolar en cuestión.
En tanto, el conductor del micro de larga distancia no presentó irregularidades, se informó. Interviene en la causa la UFI en turno del Departamento Judicial Mar del Plata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *